Toxina Botulínica en tratamientos faciales (Bótox)

Toxina Botulínica en tratamientos faciales

Toxina Botulínica en tratamientos faciales (Bótox)

Son muchas las personas que tienen miedo a la hora de hablar de Toxina botulínica en tratamientos faciales, solo de pensar que consiste en inyectar un componente en la piel ya le causa rechazo. Otra de las causas que esto ha causado rechazado a pesar de poseer grandes beneficios dentro de los tratamiento faciales es conocerlo como BOTOX. Esta palabra es solo una marca y con el tiempo la medicina estética ha avanzado consiguiendo que la toxina botulínica se convierta en unos de los tratamientos faciales más demandados por nuestro pacientes.

¿Porque usamos la Toxina botulínica en tratamientos faciales? Os contamos todas las razones.
La toxina botulínica también conocida como hemos dicho anteriormente como nombre comercial del primer producto que se comercializó, BOTOX®, es un medicamento muy seguro, de os más seguros que existen en el mercado de la medicina estética empleado desde hace más de 20 años en muchas especialidades médicas. Su uso se debe a la medicina estética, ya que es utilizado para prevenir y corregir uno de los problemas más comunes en todos como son las arrugas de expresión, así también combatir el envejecimiento del rostro.

La Toxina botulínica en tratamientos faciales es el mejor mediamente para hacer desaparecer estas arrugas ya que actúa directamente sobre los músculos, relajándolos para conseguir un efecto inmediato. ¿Lo más importante de este tratamiento? Ponerse en manos de profesionales cualificados que sigan el proceso, realicen las revisiones correspondientes y atiendan cualquier tipo de problema. Nuestra Doctora Paloma Ojel es especialista en este tratamiento de medicina estética. Este fin de semana viajará a Florencia al 2 Congreso Nacional de toxina botulínica de la asociación italiana de Toxina Botulínica (A.I.T.E.B.) de la cual nuestra doctora es miembro. ¡Os contaremos todas las novedades! Para todo lo demás ponte en contacto con nosotros. La primera consulta es gratuita.

No Comments

Post A Comment